Joan Puigcercós: “Terrible Ignorante”

Miguel Ángel Jiménez, Secretario Gral. de Juventudes Andalucistas

Como quien abre la caja de pandora, Joan Puigcercós ha iniciado las elecciones catalanas con unas declaraciones… llamémosles pintorescas, “En Andalucía no paga impuestos ni Dios”, las palabras de Puigcercós  muestran un alto grado de nerviosismo, lógico, las encuestas nada bueno vaticinan para la opción a la que representa, y parece que Joan está dispuesto a dar “toloquellevaentro” con tal de llamar la atención, pero he aquí;  que “aentro” no hay nada.

Nada puede haber dentro de cualquier individuo que se precie a liderar una organización política, sin ser conocedor de aquello a lo que representa. ¿O me equivoco? Podría hacerlo; si llegamos a considerar la irresponsabilidad y la ignorancia, capaces de ocupar espacio alguno, lástima que la primera palabra haga mención a la falta de responsabilidad y la segunda a la de ciencia, letras y noticias.

Llegados aquí haríamos bien en adjetivar a Puigcercós como un ignorante nervioso sin correr el riesgo de caer en el insulto fácil, simplemente haciendo un humilde ejercicio de análisis y posterior definición. El nerviosismo es latente, los candidatos sufren verdaderos picos de tensión en las últimas dos semanas de campaña, por tanto el adjetivo también cabría para el resto de candidatos a la Generalitat.

Pero… ¿por qué es Joan Puigcercós un ignorante? Paso a relatar someramente:

El día de Navidad de 1933, tuvo que ser sin lugar a dudas un día triste para los nacionalistas e independentistas catalanes, no en vano, ese día se producía la muerte del primer President de la Generalitat, Francesc Maciá,  Presidente a su vez de ERC, días después, con la entrada del nuevo año el cargo era ocupado por Lluis Companys también militante y dirigente de ERC.

Tras la huelga revolucionaria de aquel otoño de 1934, el 6 de octubre Companys proclamó el Estado Catalán, dentro de la República Federal española desde el balcón de la Generalitat, más tarde tras la intervención militar, Companys fue detenido con el gobierno catalán en pleno, se suspende el Estatuto de Autonomía de Cataluña, y tras ser juzgado en Madrid fue condenado por rebelión el 6 de junio de 1935 a treinta años de privación de libertad e inhabilitación absoluta, posteriormente todo el gobierno catalán con Companys a la cabeza fue trasladado al penal de El Puerto de Santa María (Andalucía).

Durante aquellos días en Andalucía, en los que cualquiera puede imaginar las condiciones de las que gozó el Gobierno de la Generalitat, Lluys Companys y sus compañeros recibieron dos misivas y otras tantas visitas de un ilustre andaluz, adivinen… D. Blas Infante Pérez de Vargas.

Curioso, estremecedor,  ¿verdad?  En esas cartas Infante se dirige de la siguiente forma a Companys y sus compañeros:

“(…) desde que vinieron ustedes, en la tristeza de una pena grande cual es la de considerar que la verdadera Andalucía, restaurada en nuestro espíritu, quisiera alojar en sus mejores palacios a los hermanos ilustres de Cataluña por estar todavía Andalucía irredenta, se ha dispuesto actualmente una prisión en una de nuestras infortunadas ciudades. Creo señores, expresar el sentir de la Junta Liberalista de Andalucía ofreciéndoles con vehemencia cuantos servicios pudieran ustedes necesitar, esperando que sencillez o libertad de hermanos, dispongan ustedes de nosotros (…) Aquellos individuos del Gobierno provisional no pagaran nunca el mal que hicieron cuando nos difamaron – se refiere aquí al complot de Tablada – y nos persiguieron (…) persiguiendo entre otros males, este de que haya venido a abrirse en Andalucía una pensión para alojar a nuestros hermanos del generoso País Catalán”

“(…) yo también quiero ir a visitarles. Hablamos mucho de ustedes. Sufrirán mucho en esa cárcel (…) sufrimiento trascendente para la fecundidad catalana(…)”

Iniesta, E. (2007). Blas Infante. Toda su verdad. Andalucía. Ed. Almuzara

Andaluces y andalucistas de los territorios de Cádiz y Sevilla visitaron al Gobierno catalán durante aquellos terribles días, entre ellos estaba el Padre de la Patria Andaluza, si se consulta a la familia de D. Blas, éstos tienen constancia de que Infante les proporcionó ropa y comida así como algunos libros para que pudieran superar aquellos momentos de espanto, incluso intercambiaron pareceres sobre la situación política por la que atravesaba el Estado español en aquellos días.

No correrá Puigcercós los rigores que sufrió Companys (ni lo deseo, el “celestial defraudador de hacienda” me libre), como tampoco su figura llegará a ser recordada jamás como la de D. Blas Infante o D. Lluis Companys, entre otras cosas por haber demostrado ser un profundo desconocedor de su propia historia, la de sus antecedentes y referentes, y la de su país.

Blas Infante llamó a Companys hermano, resulta hermoso ¿no creen? Y arriesgando su vida y la de sus compañeros de la Junta Liberalista, ofreció comida, ropa y lectura a todos los componentes de la Generalitat, les ofreció conversación … ¡qué andaluz! , y ¡qué catalán Companys!, en estos días Joan Puigcercós llama chorizos a los hijos de Blas Infante, a los hijos de Andalucía. Terrible Ignorante: otro político hueco.